Google+    
Telefono 942 363 443

Cada uno es Único

Mi hijo me pega, ¿qué hago?

Mi hijo me pega, ¿qué hago?

Mi hijo me pega, ¿qué hago?

En nuestra sociedad y sobre todo en los últimos años cada vez existen más casos de padres y madres que se sienten maltratados por sus hijos, en especial cuando éstos llegan a la adolescencia. Aunque si bien es cierto que este número de situaciones y problemas está aumentando, también es cierto que no es la norma, y que la mayoría de las familias son funcionales y los padres y madres se sienten orgullos de sus hijos y de la educación que les dan.

Pero en este artículo vamos a centrar nuestra atención en estos casos que decimos son menos frecuentes, pero no por ello poco relevantes, ya que derivan en situaciones que provocan un gran malestar personal , familiar y social.

Existen muchos padres y madres entregados a sus hijos, volcados en ellos, en su educación y crianza y en ofrecerles todo para que sean felices. A pesar de haber hecho todo lo que podían por ellos, llega un momento en el que sienten que no es suficiente, se encuentran desbordados y atemorizados por las conductas de sus hijos, quienes les tiranizan para obtener lo que desean, les faltan el respeto, insultan, desprecian y en ocasiones les pegan.

Cuando los padres llegan a esta situación, muchas veces surge la pregunta: mi hijo que me pega, y ahora ¿qué hago?

No pretendemos hacer una guía de consejos ni buscar las causas, ya que cada caso, familia y persona es diferente, y aunque pueden existir causas comunes a todos y pautas o recomendaciones básicas y adecuadas para cualquier familia, consideramos que llegado ese momento la familia necesita un apoyo externo y especializado que permita evaluar e intervenir en la situación de la manera más personalizada posible al conflicto concreto.

En este sentido muchas veces los padres se sienten avergonzados, fracasados y temen lo que les pueda pasar a sus hijos si denuncian o lo hacen público, lo que ocasiona que mantengan estas situaciones como un secreto familiar, impidiéndoles reconocerlo, verbalizarlo y pedir ayuda. Desde aquí consideramos vital, la concienciación del problema y consecuencias de la violencia física, verbal y sometimiento de los padres dentro de la familia, ya que es el paso necesario para iniciar un cambio en la dinámica familiar y conseguir así solucionar el problema. Para ello siempre es conveniente ponerse en contacto con un gabinete psicosocial especializado en este tipo de conductas, que pueda orientarnos y ayudarnos a corregirlas.

Los comentarios están cerrados.